itsreal1.gifHablar español, cosa de pobres
La ley de la igualdad, menuda gilipoyez

Anuncios

“Un joven inquieto e inteligente cuyas ideas y aspiraciones no son aceptables en su pueblo, pueden ser de lo más normal en otro sitio. Encuentra ese lugar, y vete.”
“Es prácticamente imposible distinguir entre las dos posibilidades.”

Bertrand Russell

Meditar sobre dos pensamientos geniales (complementarios además):

“A menudo pienso en la cantidad de buey que haría falta para hacer un caldo con el lago de Ginebra.”. Pierre Dac, L’os à moelle

“Los elefantes generalmente se dibujan más pequeños que su tamaño natural, pero una pulga siempre es más grande.”. Jonathan Swift, Pensée sur divers sujets.

Georges Perec, Espèces d’espaces

La cita

octubre 14, 2006

“Deja que los perros ladren Sancho amigo, es señal que vamos pasando.”

M.C.

“Hay dos clases de personas en este mundo, buenas y malas. Las buenas duermen mejor, pero las malas parecen disfrutar más el día.”

W. Allen

Winston Churchill

octubre 12, 2006

“El mejor argumento en contra de la democracia es una conversación de cinco minutos con el votante medio.”
“Aquello que nunca se debe hacer en público, es hablar de sexo, política o religión.”
“Las citas, cuando quedan esculpidas en nuestra memoria, nos sugieren pensamientos originales; además, despiertan en nosotros el deseo de leer a los autores de los cuales han sido tomadas.”

_38942511_winston_churchill.jpg

Un poco menos de dolor

octubre 12, 2006

promo1.jpg

No me gusta cuando tengo que entrar solo al agua, pero a veces por necesidad te encuentras cara a cara con tus pensamientos. Un encuentro que rozando la paranoia, es difícil de olvidar. Si vas a leer esto, léelo hasta el final. Como dije alguna vez, el mundo está lleno de aspirantes a poetas que se creen únicos y especiales. Error!. Puedes creer que tu estilo sólo te gusta a tí, pero seguro que alguien más lo comparte ahí fuera.

Puedes esconderte durante un rato, pero no puedes escapar de tu cabeza. Éstas son las cosas que uno normalmente enterraría, que no diría por miedo a que lo tacharan de loco o de rayao. Lo digo porque es algo que tambien yo pensaría ;) y que siempre trato de tener presente, aunque a veces me paso de listillo y me merezco una ostia . Por supuesto, a mí me la pela (son muchas las cosas que sino pudiera escribir aquí no soltaría tan fácilmente). Entonces, qué mejor que colgarlo en la red para que lo lean amigos y desconocidos!. Much@s esperan que suelte un discursillo de presentación cuando nos vemos. No sería mejor pasar a la acción? Creo que es lo que todos queremos, aunque sientes cómo pisas terreno poco firme. Éste trozo de papel es la consecuencia de largas esperas en silencio, con la mirada enfocada en el infinito, mientras se recarga la serie. Tambien debe tener algo que ver el exceso de poesía romántica en forma de hip hop. Quizá haya más cosas que me despierten, pero, esas sí, no tiene sentido hablar de ellas ni en público ni en privado. Hay una verdad a la hora de escribir: EL SECRETO DE SER ABURRIDO ES CONTARLO TODO. Pero, creo que está bien intentar escribir algo sincero de tanto en tanto.

Ante todo, recuerda que me dice más una de tus miradas mortales un sábado a la una de la mañana que cualquier verso que me pueda inventar para conquistarte. Pero tenía que intentarlo.

Por una vez, me gustaría callar y dejar que el azar juegue sus dados. En realidad, en lugar de decir lo que esperas que diga, preferiría darte un beso. Eso que se hace para cerrar las conversaciones cuando las palabras se vuelven inútiles.

A veces pienso, por lo que veo y por dónde me muevo, que a la gente le avergüenza sus propios ideales. Está de moda la apariencia, y pocos se detienen a hablar con sinceridad.
No hay conflicto con que me gusten las chicas guapas y si son simpáticas mejor. (O al revés, como más te guste)

Si alguien me preguntase qué aprendí en el colegio, le contestaría un par de cosas. Y no estaban en los libros. No descubro nada nuevo a cualquiera con los pies en la Tierra.
Primero. La vida da muchos palos, de todo tipo y por todos los frentes. Yo por suerte aún tengo margen de maniobra.
La segunda, un proverbio que recuerdo en más de una ocasión: “Si tu problema tiene solución, ¿qué te preocupa?, y sino la tiene, ¿qué te preocupa?. Gracias a mi profesor de biología, Alberto, allá por tercero de la ESO.

La tercera: a quién conoces importa más que lo que sabes. Y es que nos lo dicen hasta en la facultad. Vamos, que pases de estudiar y te vayas de fiesta. “Las empresas no quieren genios solitarios, quieren gente que trabaje en equipo”. Completamente de acuerdo. Además me viene de perlas.
Quizá por esto me siento capaz de escribir los versos más bonitos, pero me lo pienso bastante antes de abrir la boca para decir alguna tontería. Joder, ahora no hay nadie que te diga “por aquí”. Ahora eres tú el que escoge los números de esta lotería.
Así que, a vivir se aprende dejándote las suelas en la calle. Las reglas no están escritas. Las normas y los consejos se difuminan en el aire como el humo de un cigarro. Entonces, éste es una parte de mi camino, por si a alguien le resulta útil. Para mí por lo menos lo ha sido, pues escribirlo exige que ordenes un poco tu cabeza.
He descubierto que hay dos vías para ser feliz.
La primera, tenerlo todo y ahogar así todos nuestros deseos, tapándolos con todo lo que se nos antoje. Es peligroso, porque el día que se nos niegue algo lo pasaremos muy mal.
La segunda opción es arrancar la causa, la misma ambición. Y digo sufrir, entiéndase que no me refiero a trabajos forzados ni a pasar hambre. No esa clase de sufrimiento. Más bien a callar esas necesidades fermentadas en la sociedad actual.
Pero qué sería de mí si me despojo de esto. Aunque sean metas imaginarias, despues de todo es lo que nos hace conseguir algo en la vida, aunque no subamos más que un par de escalones. Para los que nos encontramos a medio camino la elección es difícil. No puedo renunciar a tantas cosas. Quizá sea la naturaleza del hombre, el estar programado para prosperar. O para matarse trabajando. El secreto, supongo, está en saber qué es lo que queremos. ¿Para qué estudio? Si vamos a la raíz, podría reducirlo a la esperanza de despertarme un día con treinta años en mi propia casa, con las necesidades cubiertas y sin preocupación alguna. Con un Audi S3 blanco en el garaje y la persona que quiero a mi lado. Entonces quizá merezca la pena. Por el momento me conformo con esperar la llegada del sábado y olvidarme de todas estas cosas durante unas horas junto a aquéllos con quien deseo estar. Esos son los momentos que justifican el resto de la vida, que a veces se reduce a una larga espera.

Sabes lo que no mola de escribir un blog? Sentir que pierdes el tiempo contando tu vida a cualquier visitante.

Sabes lo que cunde? Poder vomitar sin interrupciones tus ideas. El que lo lea puede pillar un tiket y dejarme su comentario, decirme que de acuerdo, que estoy loco o que me dedique a otra cosa. Y lo mejor de todo, que sino me gusta tu opinión pulso borrar y listo.

No sé cómo me ha salido el rollo. No tenía que ser bonito. Si has llegado hasta aquí no he perdido el tiempo.

Nos vemos el finde.