Desertar

octubre 15, 2006

Por las noches, sus alaridos se hacen insoportables. Su dolor, lo más auténtico que ha habido en esa cama en los últimos quince años, lo padecemos tanto como él. Desvaría. Cada tres horas, cuando se le pasa el efecto de los calmantes y, antes de que al enfermero que le vela le de tiempo a ponerle unos nuevos, alcanza unos segundos de lucidez y, por costumbre, blasfema. Yo miro a mi compañero conteniendo, con mucho esfuerzo, la risa. Es difícil: hemos llegado a la conclusión de que esta semana estamos aprendiendo a decir “¡Hostia puta!” y “¡Me cago en Dios!” en polaco.

gmj

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: