Noche en la ciudad

septiembre 19, 2006

manga.jpg

Los ojos pueden cruzarse muchas veces, seguidos del impulso de bajar la vista y averiguar por qué llevamos los zapatos tan sucios precisamente hoy, o los pantalones arrugados. O puede que lo que llevemos arrugado sea el valor para cruzar unas palabras. La vida pasa en el instante entre una parada y la siguiente, cuando se nos acaba el tiempo para tomar una decisión. O peor, cuando aun teniéndola muy clara en la cabeza dejamos que se escurra entre los dedos. Por qué será que todas las buenas, las que nos cambiarían la vida, tienen la textura de un pescado recien sacado del agua. Frío y escurridizo. No es fácil atraparlo, como tampoco lo es cambiar las viejas costumbres, la de estar solo y la de nunca despegar los labios.

Textual, Tazas de café imposibles

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: