Más allá del acero

junio 29, 2006

En la playa, el Sol vertical deja sombras bien marcadas de objetos y personas. Mi sombra, como la de todos, me sigue arrastrádose por la arena hasta que entro en el mar. Allí se diluye con las aguas hasta que salgo de nuevo. Después del baño, estoy sentado en una piedra al Sol, cuando presiento, como en un parpadeo, que ya no tengo una sombra sino dos. Me levanto para ver el otro foco de luz que hace proyectar otra sombra, cuando me doy cuenta de que no son dos sombras las que tengo, sino tres. Me quedo observando, mis dos sombras extras. Aparentemente, parecen ser normales. Pero fijándome bien, hay diferencias sutiles: Parecen ser más densas y un imperciptible temblor las agita. Siento que están vivas. Disimulando ser lo que parecen ser… Me levanto del lugar, tenso y deseando probarme que ha sido una ilusion óptica sólo. Las miro de reojo y veo que se funden con mi propia sombra que ahora es más oscura y densa….

lostandfound.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: